David Yárnoz consigue su segunda Estrella MICHELIN en Taipei

Esta madrugada, hora española, Taiwán ha celebrado su gala anual de entrega de Estrellas MICHELIN. Durante el evento, el restaurante Molino de Urdániz ubicado en Taipei ha sido galardonado con una segunda Estrella MICHELIN, convirtiendo a David Yárnoz en el primer Chef navarro con cuatro estrellas Michelin.

En nombre del restaurante de David Yárnoz han recogido el galardón Govinda Pérez de Ciriza y Adrián Ter, chefs del equipo del restaurante en Asia.

Este importante reconocimiento es el respaldo definitivo al reto que supuso trasladar la esencia del concepto gastronómico de Molino de Urdániz desde un pequeño rincón de Navarra a los comensales asiáticos.

La segunda Estrella para el restaurante supone la cuarta Estrella MICHELIN para el chef navarro David Yárnoz, que une este importante galardón a las dos Estrellas que el restaurante Molino de Urdániz de Navarra atesora desde 2018.

Molino de Urdániz, la cocina del equilibrio

La filosofía de Molino de Urdániz se resume en trabajar para evolucionar, para abrir nuevos caminos siendo fieles a sus valores y a su personalidad. La cocina de David Yárnoz busca emocionar desde la sutileza. Hacer vibrar con la armonía entre producto y técnica. Lograr el equilibrio.

Una inquietud está siempre presente en su trabajo: llevar a cabo una cocina auténtica que respete los ritmos del entorno y siempre comprometida con la conservación del territorio. Una gastronomía, en definitiva, más sostenible, más cerca del equilibrio.

La internacionalización de Molino de Urdániz

Molino de Urdániz Taipei abrió sus puertas en el hotel Mvsa de la capital taiwanesa en noviembre de 2019 como una réplica del restaurante navarro. El reto de trasladar la cocina creativa de David Yárnoz a más de 10.000 kilómetros de distancia se vio pronto recompensado con la rápida obtención de una Estrella MICHELIN al año siguiente.

Este verano David Yárnoz ha abierto otro restaurante en el país asiático, concretamente en la paradisíaca isla de Penghu. Hasta allí ha trasladado su restaurante Origen, un concepto de gastronomía más informal que ha logrado abrirse un hueco rápidamente entre los vecinos y visitantes de la zona.

Ya son dos los restaurantes que Molino de Urdániz gestiona en Asia, una responsabilidad que David Yárnoz, Jaione Echarri y todo el equipo asumen con gran ilusión, mientras preparan una nueva apertura que tendrá lugar en los próximos meses.

La trayectoria de David Yárnoz

Formado en la Escuela de Cocina de Luis Irizar, quien a la postre se convertiría en su mentor, David Yárnoz se hizo cargo de la cocina de Molino de Urdániz en 2004. Para entonces ya acumulaba una larga trayectoria en cocinas como la de Akelarre, Rodero, El Celler de Can Roca y Mugaritz.

En ellas reafirmó su vocación por la búsqueda de una cocina bien hecha, marcada por su propia personalidad y que busca hacer brotar las emociones del comensal.

Desde un pequeño rincón de Navarra, ha logrado llevar a cabo su propia revolución culinaria hasta lograr, en 2018, dos Estrellas MICHELIN para Molino de Urdániz que ahora se suman a las dos Estrellas obtenidas por la réplica del restaurante en Taipei.


Origen abre sus puertas en Taiwán

Este mes de julio, nuestro restaurante Origen ha abierto sus puertas en la hermosa isla de Penghu,en Taiwán. Se trata de una réplica de nuestra propuesta más informal.

Molino de Urdániz sigue creciendo y expandiéndose internacionalmente con este nuevo restaurante, que replica en su carta algunos de los platos de nuestro concepto bistró a más de 10.000 kilómetros de distancia.

Elaboraciones de la cocina tradicional navarra con toques de creatividad son la base de su propuesta gastronómica, aunque algunos platos han sido adaptados a las materias primas locales.

Ha sido todo un reto para el equipo trasladar nuestra cocina de raíces a la cultura asiática y ver el restaurante abierto recibir a sus primeros clientes está siendo la mejor recompensa para todo el trabajo realizado.

Este nuevo local abre sus puertas tras meses de trabajo en los que nuestro chef David Yárnoz y nuestra jefa de sala Jaione Echarri tuvieron ocasión de viajar a Taiwán y comprobar in situ el avance de los preparativos. Al frente de la cocina del restaurante “Origen” en Taipei se encuentra el chef Adrián Ter.

Una isla paradisiaca

La isla Penghu, donde se encuentra “Origen”, está ubicada en el estrecho de Taiwán y forma parte de un gran archipiélago de más de 90 islas.

Ha sido calificada como “la bahía más bonita del mundo”. Sus aguas turquesas e inhóspitos paisajes la han convertido en un destino paradisiaco que recibe cada vez más turismo internacional.

Sigue la aventura asiática

La internacionalización de Molino de Urdániz comenzó en noviembre de 2019, con la apertura de una réplica de nuestro restaurante en Taipei. Junto con el empresario taiwanés Arthur Wang, el proyecto fue todo un reto que se vio recompensado con la rápida obtención de una estrella Michelin al año siguiente.

Ahora, con la apertura de Origen en Panghu, ya son dos los restaurantes que Molino de Urdániz gestiona en Asia, una responsabilidad que David Yárnoz y todo el equipo asumen con gran ilusión y con el objetivo de trasladar la esencia de nuestro concepto gastronómico a los comensales asiáticos.


punto-de-fuga

“Punto de Fuga Molino de Urdániz”, el vino que ha surgido de un encuentro de emociones

A lo largo de los últimos meses, nuestro chef David Yárnoz y nuestra sumiller Jaione Echarri han desarrollado junto con Xabier Sanz, Co-fundador y Director de Exportación de la bodega navarra Viña Zorzal Wines, un extraordinario vino tinto de variedad garnacha único e irrepetible.

Para elaborarlo, se ha seguido la técnica de microvinificación. Dentro de una parcela de Viña Zorzal se ha seleccionado una zona exclusiva, una ultra-segmentación, cuyos viñedos han dado lugar a una sola barrica del vino que ahora se ha embotellado para ser servido en exclusiva en Molino de Urdániz.

David Yárnoz y Jaione Echarri han llevado a cabo varias catas en Viña Zorzal hasta dar con el vino finalmente elegido.

Sus creadores lo definen como “un vino que parece frágil y delicado, pero que es grandioso. En esa delicadeza encuentras millones de matices. En nariz es equilibrado y fresco. En boca encuentras paisaje, bosque seco, matorral. Es un vino fino, persistente y fresco”.

Esta colaboración tan especial ha unido aún más si cabe a Molino de Urdániz y Viña Zorzal, dos empresas navarras que comparten su vínculo con la excelencia y con la alta gastronomía. David Yarnóz la describe como un "encuentro de emociones".

Una etiqueta que surgió de la consulta del médico

La etiqueta de “Punto de Fuga Molino de Urdániz” refleja las emociones latentes de las dos empresas navarras, representadas en David Yárnoz y Xabier Sanz. 

Para elaborarla, ambos se han sometido a un electrocardiograma en la clínica del Doctor Ricardo Ruiz de Erenchun, de modo que el diseño que aparece en la etiqueta del vino refleja el ritmo y la potencia real de sus latidos del corazón.

Dónde disfrutar del vino “Punto de Fuga Molino de Urdániz”

“Punto de Fuga Molino de Urdániz” acaba de entrar a formar parte de la carta de vinos del restaurante. 

Las aproximadamente 150 botellas elaboradas por Viña Zorzal pueden degustarse en exclusiva en Molino de Urdániz.